¿Entrenas a tu gente como en la prehistoria y te da miedo usar la tecnología?

capacitacion clasica
Photo by Headway

Actualmente la tecnología está revolucionando diferentes industrias de manera disruptiva. Una de estas es la formación y el entrenamiento de personas a través de e-learning o el aprendizaje virtual. Parte de mi labor actual es apoyar a compañías en Latinoamérica a desafiar la forma en la cual entrenan y potencializan el talento a partir de nuevas tecnologías, teniendo como resultado una mayor productividad, eficiencia y satisfacción de los empleados. Dentro de este proceso uno de los principales obstáculos a los que me enfrento es la mentalidad y la capacidad para adaptarse a nuevas tecnologías.

Varios gerentes de recursos humanos y líderes de formación no están dispuestos a cambiar la forma de entrenar de manera tradicional y presencial por modelos mucho más flexibles basados en e-learning. Algunos argumentan que la mayoría sus empleados son mayores de 40 años y no son nativos tecnológicos, por lo cual sería difícil formarlos online. Otros dicen que su población es demasiado joven y no van a coger con seriedad este tipo de entrenamiento. Otros creen que sus procesos de operación o comercialización son tan complejos que solo se pueden capacitar presencialmente. En una ocasión un director de entrenamiento y desarrollo de una compañía multinacional, con un amplio criterio y experiencia en formación, me dijo que desarrollar procesos de formación exitosos implican que un consultor o facilitador transfiera sus conocimientos a los equipos de trabajo presencialmente. Para el, esta era la mejor forma posible de enseñarle a una persona ya que tenía de frente al entrenador, podía hacer preguntas y al mismo tiempo poner en práctica el conocimiento mientras el consultor observaba como lo hacían.

Pienso que estos líderes de formación tienen miedo. Miedo de fallar en una nueva forma de entrenar al invertir dinero sin saber el resultado, o miedo que los empleados no vean llamativa esta modalidad o no se quieran adaptar y por último miedo a perder el control del proceso de entrenamiento e inclusive delegarlo a una plataforma de e-learning, ya que no cuentan con conocimientos en tecnología. En conclusión, estos líderes de formación están alejados del objetivo principal de su labor. Esta debe ser la de un gestor de conocimiento, para que los empleados de la compañía puedan resolver de la forma más eficiente posible los problemas a los cuales se enfrentan y asumir los retos de negocio que tienen con éxito y la tecnología en este juega un papel fundamental para lograrlo.

Una solución que nos ha dado buenos resultados cuando trabajamos procesos de transformación tecnológica en temas de entrenamiento, es el blended learning o aprendizaje semi presencial. Esta modalidad implica formar a las personas por medio de programas mixtos con un porcentaje de manera presencial y otro virtual. Dentro del lended Llearning existe una categoría que saca el mejor provecho de ambos mundos, el flipped training o entrenamiento invertido. En este un estudiante adquiere conocimientos y destrezas de forma virtual y tiene espacios posteriormente para ponerlos en práctica de forma presencial. Así no ocurre un cambio abrupto en la forma de entrenar y permite adaptar a las personas al cambio tecnológico.

Quizás uno de los principales beneficios de esta modalidad es el resultado que se obtiene en la calidad y efectividad del entrenamiento. Esto ocurre por una razón, las personas no aprenden igual en el mismo lugar, ni al mismo ritmo de trabajo. Algunos requieren de más dedicación para comprender un concepto. El componente virtual del blended learning abre una puerta a que los estudiantes avancen conforme adquieren destrezas mas no, conforme avanza el tiempo. Así, un estudiante puede tomar el examen o quiz de una lección cuando entendió por completo y no cuando el entrenador le dice que es la hora del examen. De esta forma un estudiante puede personalizar su proceso de aprendizaje y llevarlo al lugar, momento y ritmo que desea; aprendiendo de los temas que necesita. Luego viene el entrenamiento presencial con sesiones dónde puede practicar y poner en marcha lo aprendido o recibir un feedback del entrenador.

Es normal tener miedo al momento de pensar en un cambio tecnológico al interior de una organización. Pero quizás el e-learning es una las tecnologías de mayor facilidad para su adopción. En Latinoamérica 1 de cada 4 personas ha tomado un curso online. Adicionalmente pasar de la formación presencial a online tiene eficiencias hasta del 30% en el valor de la inversión, permitiendo mayor cobertura e inclusive un mejor control en los resultados, facilitando la gestión de la calidad de los procesos de transformación. Si se encuentra en este dilema, anímese y pase de formar como en la prehistoria y empiece a dar sus primeros pasos hacia la evolución del entrenamiento.

Comentarios

Comentarios

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*