¿No sabes cómo medir el ROI del e-learning en la formación corporativa?

Es imposible imaginar el area de formación sin soluciones tecnológicas. Imagínate una empresa multinacional con miles de empleados que debe formar en un nuevo producto, en una nueva normativa de la compañía o procedimiento.La opción de capacitacion offline sería descartada por completo por las siguientes razones.

  • Incrementa significativamente los costos
  • La logística
  • La temporalización

Las modalidades E-learning, mobile o blended resultan favorables para este tipo de compañías. El problema de evaluar el impacto de la formación es que el resultado que se obtiene no siempre es visible y a menudo no sabemos qué variables medir más allá del ahorro de costes (comparándolo con el modelo presencial).

Variables que debemos medir para calcular el ROI

La decisión sobre el presupuesto de formación de una organización debe ir de la mano de una serie de indicadores vinculados al negocio. Estos indicadores son lo que nos permitirá valorar el impacto real de la formación y saber si los empleados han sido capaces de transferir los contenidos formativos a sus respectivos puestos de trabajo -el sueño de cualquier responsable de formación-.

Algunos indicadores que podemos analizar para la medición del ROI:

  • Reducción del tiempo de producción
  • Disminución de los errores de producción
  • Descenso del número de devoluciones
  • Incremento de la productividad
  • Mejora en la precisión
  • Incremento de las ventas
  • Reducción del gasto total
  • Disminución del número de accidentes
  • Incremento del número de envíos
  • Mejora en la puntualidad de los envíos
  • Disminución de costes operativos
  • Reducción de quejas de clientes
  • Mejora en el tiempo de respuesta a los clientes
  • Innovación (en productos, servicios, procesos…)

¿Porqué no se mide el ROI?

Excusas para no medir el ROI podemos encontrar un buen número de ellas. Si las analizamos con detenimiento verás que las razones que se esconden tras ellas están relacionadas con miedos personales y desconocimiento. por las siguientes razones:

  • No quiero que evalúen mi trabajo. Muchos de los responsables de formación son los primeros que no tienen un especial interés en medir el ROI de los programas que ellos mismos han diseñado. El motivo es bien sencillo. ¿Qué crees que sucedería si los resultados son negativos? -miedo a perder reputación, presupuesto o incluso el propio puesto de trabajo-.

 

  • La medición del ROI incrementaría mi presupuesto de formación. Algunos consideran que el propio proceso de evaluación del ROI supondría incrementar los costes. Es cierto que el tiempo que se dedicaría a medir el impacto de la formación repercute económicamente pero no es tan elevado como para justificar el no hacerlo.

 

  • No lo consideran necesario. Algunos tienden a pensar que la formación basada en el uso de la tecnología no debe ser cuestionada en el siglo XXI. Su impacto se da por sentado.

 

  • A menudo se intenta medir el ROI una vez que se ha implantado un programa de formación cuando lo lógico es que los indicadores que se usen para medir el ROI inspiren el diseño de ese programa de formación desde un principio.

 

  • Medir el ROI es muy complicado. Muchos de los profesionales que se dedican a la formación tienen una especial aversión por los números. De hecho, para algunas personas, medir las variables implicadas en el ROI y convertirlas en dinero puede representar un auténtico problema. Solo con imaginarlo aparecerán estrategias de evitación.

 

Es justo reconocer que los indicadores que mencionaba antes pueden sufrir variaciones debido al impacto de los programas de formación online. Es evidente que las mejoras en las condiciones de trabajo, la introducción de tecnología punta en la cadena de producción, etc. también juegan su papel. En cualquier caso, en la era del Big Data ya no valen ciertas excusas. La transformación digital en la que están inmersas todas las empresas -quieran o no- supone que la formación, especialmente la que se realiza a través de la tecnología, pasa a estar cada vez más conectada con los resultados del negocio. De ahí que también las analíticas de aprendizaje learning analytics en la formación corporativa sean un aspecto que vaya cobrando fuerza, ya que ayudan a tomar decisiones estratégicas que tendrán su impacto en el ROI.

 

Comentarios

Comentarios

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*