¿Qué pasa cuando contratamos a la persona equivocada?

Persona preocupada trabajando en su computador.
Photo by Tim Gouw on Unsplash

En muchas ocasiones los empleadores inician una búsqueda incesante para encontrar los perfiles adecuados que se ajusten a las necesidades que tiene la empresa. Intentan encontrar a los mejores prospectos para ocupar un determinado cargo que al final resulte en ganancia en lugar de pérdida. Pero en medio de esa búsqueda suele suceder que por alguna razón se contrata a la persona equivocada, lo cual empieza a traer dolores de cabeza, causando en algunos casos problemas irreversibles.

¿Cuánto dinero puede perder una empresa al contratar a los candidatos equivocados? Según un análisis realizado por Perfomia Colombia, una filial de la sueca Perfomia Internacional que se dedica al área de la selección de personal y a la creación de equipos productivos, las empresas invierten aproximadamente $1.233.488 en un empleado que cobra un salario mínimo en Colombia. Si lo comparamos con un cargo mucho más alto ¡Mayor sería la pérdida!

Esto demuestra que una mala decisión puede acarrear consecuencias bastante negativas para la compañía. De ahí que los gerentes de RR. HH deben velar para que estos procesos obtengan talentos efectivos, y no terminen en contrataciones que sólo perduran de 2 a 3 meses, estimado.

Para ello, te dejo a continuación algunos puntos a tener en cuenta cuando sea el momento de iniciar con la selección de un nuevo empleado. Recuerda no dejarte llevar por “corazonadas”, ni por seguir el viejo refrán “La primera impresión es lo que cuenta”. No. Tómate el momento que necesites para analizar a cada uno de los prospectos, observa no sólo lo que dicen sino también lo que hacen, pues para elegir al mejor no sólo basta con conocer al pie de la letra su currículum profesional sino también identificar aspectos de su personalidad. No importa si no te convenció desde un inicio, a veces sucede que por alguna distracción no te percataste de la persona que estabas entrevistando.

Analízalo todo ¡Nunca tragues entero!

Por lo general cuando vamos a una entrevista de trabajo intentamos mostrar nuestra mejor versión. Es bastante común que a la pregunta ¿Cuáles son tus debilidades?, pareciera que fuésemos perfectos porque dudamos en responder y con una risa nerviosa tartamudeamos en dar la respuesta. Intenta siempre validar tu candidato con las referencias que aparecen en su hoja de vida. Para muchos esto ya está mandado a recoger, pero los de la vieja escuela saben que esto puede ser la garantía para no quedarte con un charlatán que sólo quiere ganarse puntos a su favor.

Mide su productividad

Está claro que en un primer plano del proceso no puedes identificar con claridad qué tan productiva a o no será esa persona. Pero puedes asegurarte de cómo sería su permanencia en tu empresa cuando indagas sobre su actividad en los anteriores lugares para los que ha trabajado. Si tienes tus dudas pide referencias directas con sus anteriores jefes, o simplemente realiza preguntas sobre lo que aparece en su hoja de vida. Se da mucho que los aspirantes a un cargo acomodan habilidades que quizás nunca antes han desarrollado.

El que piensa mucho ¡Pierde!

No te tomes todo a la ligera sólo por cumplir con un compromiso. Recuerda que los resultados de una mala contratación pueden afectar positiva o negativamente a tu empresa en general. Pero esto no significa que debes demorar un tiempo exagerado para tomar su decisión. Si consideras que el perfil que tienes al frente cumple con todos los requisitos y crees que es la persona idónea para el cargo que buscas ¡Por nada del mundo lo dejes ir!

Cuando contratamos por referidos

Esta es una realidad de la que ninguna empresa se escapa. Es cierto que cuando la decisión está en nuestras manos vamos a darle prelación a aquellos que nos refirieron. Esto no quiere decir que esté mal, pero a veces nuestro referido no es la persona que realmente la empresa necesita. Y es ahí donde aparecen nuevamente las pérdidas. Está bien que incluyas a tu referido dentro del proceso, pero si quieres que todo se lleve a cabo de la manera más trasparente posible, permítele llegar hasta lo que más lejos pueda por mérito más no por una ayuda “bajo cuerda”.

También de puede interesar: 7 claves para reclutar el mejor talento en tu empresa.

Persona correcta para el cargo correcto…

Esto no es un juego ni una tarea para tomar a la ligera. Por el contrario, es una responsabilidad seria ya que estás determinando a quién confiarle tu empresa. Es como cuando le abres la puerta de tu casa a un nuevo miembro de la familia. Por eso procura actuar con inteligencia y bastante discernimiento, pues sólo así darás con la persona que necesitas. No olvides que una empresa puede tener la mejor estrategia de negocio, pero si no tiene un buen equipo que la ejecute, el esfuerzo será en vano.

Comentarios

Comentarios

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*