¿Qué es Agile Recruiting?

Diecisiete expertos del mundo del desarrollo software publicaron un manifiesto en el que exponían una metodología disruptiva para sacar adelante sus proyectos. Era completamente distinta a las metodologías clásicas de programación –muy pesadas y rígidas–, que estaban basadas en planificaciones detalladas. Dicho documento, conocido como The Agile Manifesto, recogía los pilares más importantes para nuevas y mejores formas de desarrollo. El sector del software ha sido siempre pionero en muchos aspectos, pero sobre todo en la optimización de sus procesos, y por ello considero interesante tomarlo como un referente para reflexionar sobre la aplicación en nuestra área.

Existen algunas metodologías y herramientas que son aplicables a los departamentos de recursos humanos. Muchas de ellas generan mejoras en nuestros procesos, sobre todo si hablamos de eficiencia. ¿Pero cuál es el mayor beneficio que le podemos sacar en nuestros procesos de reclutamiento?

Siempre hemos creído que la innovación consiste en pensar de manera diferente, conectando todos los puntos y proporcionando una nueva solución a los retos y desafíos que nos enfrentamos. Pero muchas veces la innovación está en reciclar y adoptar aquello que ya existe. En recursos humanos tenemos un reto muy importante cuando hablamos de reclutamiento: un crecimiento exponencial de los candidatos, un mercado cada vez más competitivo y unas prácticas heredadas, que han podido ser eficaces en entornos estables pero que ahora requieren un cambio.

Para enfrentarnos a este reto, utilizar metodologías agile en un proceso de reclutamiento puede ser muy enriquecedor; nos ayudará a contratar más rápido y mejor, aplicando el principio de que los individuos y su interacción están por encima de los procesos y las herramientas.

Llevando esto a la práctica experimentaremos cómo involucrando a todo el equipo desde la fase inicial del proceso y eliminando las tareas burocráticas que no aportan valor añadido tendremos tiempo para encontrar a los candidatos que más se adecúen a nuestras necesidades. Otro ejemplo es cómo una vez incorporados los profesionales podemos utilizar técnicas retrospectivas para evaluar y revisar lo que ha funcionado y lo que no en las metodologías aplicadas; de esta manera conseguimos eficiencia, transparencia y aprendizaje continuo y colaborativo.

Implementar estas metodologías conlleva el esfuerzo que requiere un cambio de mentalidad y del cambio de hábitos de trabajo, y un buen apoyo antes de intentarlo puede ser la figura de un mentor agile, que actúe como colaborador clave en el equipo de selección de talento.

El mentor agile o “agile coach” ayudará al equipo a mejorar la propia metodología, sin olvidar que el objetivo final es aprender durante el propio proceso de reclutamiento e ir implementando mejoras que nos ayuden a ser más productivos y ágiles, para poder seguir el ritmo de las cada vez más complejas demandas de contratación asociadas a la transformación digital.

Comentarios

Comentarios

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*